Sunday, March 02, 2008

momentos

1
Hay que ponerse a cocinar elementos reconocibles por el olfato.
De otro modo no podemos bailar a un compás que los demás comprendan.
Es como no comer comiendo.
El orden que hace que las cosas sean lo que no son
pero sin intranquilizar a nadie.


3
La niña tiene ganas de parque de diversiones.
Ahuyenta al tedio con sus pensamientos.
Los pone a resucitar sobre lo que toca.
La piel de otros hace que la niña tenga ganas de existir.
Perdone a sus padres.

5 comments:

Anonymous said...

c o m o s i hiciera irremediablemente falta comentar algo sobre un palacio interior que lleva bosques adentro, donde se conquista por igual con el dolor y la felicidad.

sombrero en la mano.

ro

eika said...

2

(suspiro)

Emo said...

Para cocinar: Olfato (indispensable), tacto, vista, gusto e imaginacion. Bailar mientras se cocina es un buen condimento, sin perder el hilo del sonido de nuestra cuccina ardiendo. Aconsejo.
Extrañose. Mis saludos a Ud.

Inos. said...

Reconocible y al compás... sin embargo queda un regusto a canción pagana, sin cortapisas.

La música del tiovivo te atrae con promesas de olores ocultos, juego del que no quieres regresar.

Hay padres que merecen un cielo.

Hay hijos que merecen las palabras.

elver cruzila said...

Un niño murió ayer...
en las calles de Santiago...
murió de viejo.