Monday, August 01, 2011

Los pájaros revierten la historia.
Se necesitan muchos pajaros para llevar a cabo este procedimiento.


,que suerte dijo la princesa.


Ella esta esperando
sentada en una roca,
cerca de la playa.


Vienen algunos valientes y la sacan a bailar.
Ella les miente un giro y los regala.


Escribe en sus cuadernos forrados con piel de hombre prodigioso.
Anota cuanto le duele el hígado desde su última pareja de baile.
Dibuja un redondel en la esquina de la hoja.


Todos saben que está alucinada, pero se lo perdonan.
Es un conjuro que no es necesario comprender.
Como lo son las hormigas
y las puntillas en las mangas de las camisas blancas.


Un hombre le tiende una alfombra de arena
y rocas fatigadas de turistas.


Ellos deberían imaginar golondrinas,
pero sólo les es dado el frío del mar.
Una cualidad del mar que no debería ser premiada.


Ella hace señales con su cabeza.
Le dice,
esto no excederá los límites de tu imaginación.


Para calmarlo, baila.
Una niña junta almejas muy cerca del agua.
También a modo de regalo,
dejan de tener frío.







.