Thursday, November 01, 2007

lo cruel está sentado
en una sillita alta
para que ella lo alimente.
sólo a veces
se levanta
y se disfraza de casta.
piensa en lo que tiene palabras.
nunca en nada de lo otro.

6 comments:

dear prudence said...

vos podes ser mi amiguita igual,
aunque vivas lo usficientemente lejos, para que los postres se arruinen.

gracias por los besos.

(y este poema es de puta madre)

Ciriaco Pescador said...

¿casta de célibe o casta de estirpe?, de todas formas, te leo casto y puro

C.

Edwardo Almereyda said...

qué es lo otro, y como pensarlo.
dígalo, tal vez me ayude en esos días en que me canso tanto de las palabras...

Carlos Leiro said...

me quede con lo casto, y hay un librito llamado sexo y espanto de Pascal Quignard en donde explica que las madres romanas, aquellas que debian asegurar la descendencia del padre, eran castas si aseguraban la descendencia paterna, durante el embarazo, donde eran infertiles, podian tener sus historias con otros muchachos sin castigo, porque su deber era mantener la casta.

torsoliso said...

todo LO otro
y la descarga




mallín, charitos,
cueros de zorro,
la piel gruesa
de un puestero.

Inos. said...

prefiero
la crueldad que habla

la que calla
solapada, es obscena.