Tuesday, May 19, 2009

el ramo


6 comments:

Inos. said...

Novia del anillo a la siniestra: no apriete tanto, puede marchitarlos...

Anonymous said...

FELIZ CUMPLEAÑOS CANET!
QUE SEA PLENO Y NOS SIGAS REGALANDO TU MAGIA. BESOS Y MAS BESOS

Ignoto transversal said...

volviste

alegría mayor... quién dijo que en otoño las flores no lucen y perfuman?

abrasete.-

SIMBIOSIS said...

Del libro De orfebres y meretices

La sumatoria de mis meretrices
Que bonito no, que bonito
G. Rojas

Todavía está
ese cuerpo
que no es mi cuerpo
en mí.
Romina Canet


Ahora la veo desde otra orilla
no me queda otra cosa que este espacio entre dunas
la eternicé y quise hacer de esto
una enumeración caótica
los últimos recuentos de mis estancias.
Primero nos vemos corriendo por Prat
es ella la que se deja ganar
me hace una bienvenida a los espacios.
Y ahora nos van las despedidas de la nada.
Mi especial afán de hacer de todo un saudade
algo distinto a una nostalgia

En las dunas de Longotoma me estoy desnudo
corriendo sin poder detenerme
me veo desnudo con el collar de semillas después del coito.

Esta soledad a secas
esta mediana estancia en el solar de las plenitudes
meretrices haciendo el rito
traspasando los acantilados
algo falta o algo sobra
en las inmediateces de las acroteras.

Un sitio de excavación arqueológica
coleccionar conchales
prontuarios que estime pertinente
enumeración,
banal enumeración
un ídolo de meretrices y orfebres
es como vender baratijas de dudoso origen andino.

Nos hacen participes del dolor
el hijo muerto por la hidrocefalia
la desidia de la madre
seis años de dolorosos cuidados,
la bulimia que no permite amar mas que a las yemas de los dedos
puerta de las mentiras y de las excusas.
Ahora veo en esta sumatoria mis deudas nuevas
mis extrañas ínsulas del destierro.

No me puedo hacer un collar de orejas
ni ser ni cazar un cisnes merodeador del estiércol.
Las puertas están selladas
los portales son cerraduras
no hay sitio para los huérfanos.

Estás airándome y las cantimploras se llenas de otras aguas.
Quería enumerar fatídicamente cada una de las meretrices
enumerar aquella que odiaba a Gonzalo
aquella que vivía casualmente en San Carlos
aquella licenciada en estética
a la que me ancló con una hija
a todas simplemente e imposiblemente
a todas las que se inscribieron
en los anillos manchados de esta enumeración.

SIMBIOSIS said...

Hoy busqué tu vestido de mujer rota
(A modo de evocación)
Para A. B.

Era tan parecido al pasado: casi creía que el pasado iba a renacer de esa semejanza.
Simone de Beauvoir


Las calas no tuvieron el aroma de siempre
encuentro tijeras y gotas del sur de Chile
nuevamente nos besan el espacio que conoces.

Camino desterrándome a cada pie
implacable de sensateces me amarro al dogal
las pieles que sentí en tu piel están para ser perpetradas
voy a tomar las caledonias de todas las puertas.

Que queda de verte hecha jirones
de verte buscando nuestro vacío.
Las puertas no se abren con calas ni con besos furtivos
uno en clave nos contendría
nos esperaría en la vigilia.

No quiero correr y estrellarme
quiero hundir el puñal
tomar tu entraña
hacerme una cala y un sendero
trenzar cada palabra mal dicha con caricias de vacío,
trenzar inmediateces y precariedades,
diapasones y cuerdas de una higuera
Vuelvo a caminar por las calles de esta ciudad
que refundaría con tal de inventarnos
con tal de variar la fatalidad deliciosa de nuestro encuentro.

nazu said...

me gustó mucho tu espacio, donde se mezclan imágenes y palabras que atraen, que atrapan.

seguiré pasando.

saludos.